Acciones

Ficha informativa: causas de corrupción en la Provincia de Buenos Aires

En esta ficha usamos información oficial para analizar los aspectos más relevantes de la persecución penal de la corrupción en la Provincia. Como hallazgos principales, la información indica que en general existen pocas investigaciones penales de los delitos de corrupción (en especia si se las compara con las realizadas por otros delitos, como los daños contra la propiedad o el hurto). Las elevaciones a juicio y sentencias condenatorias en los delitos contra la Administración Pública son incluso menos (o en algunos casos, ninguna). Por ejemplo, entre 2012 y 2017 en toda la Provincia no existieron condenas por enriquecimiento ilícito, uso de información reservada, admisión u ofrecimiento de dádivas, prevaricato, ni denegación y retardo de justicia. Existen departamentos judiciales donde, en el mismo periodo, no existió una sola sentencia condenatoria por delitos contra la Administración Pública. La corrupción es un problema en sí mismo, y también un problema de derechos. Como explica la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la corrupción es un complejo fenómeno que afecta a los derechos humanos en su integralidad -civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales-, así como al derecho al desarrollo; debilita la gobernabilidad y las instituciones democráticas, fomenta la impunidad, socava el Estado de Derecho y exacerba la desigualdad. En Argentina, la corrupción tiene dimensiones enormes. De acuerdo con el índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional de 2017, Argentina logró por su desempeño solo 39 puntos de los 100 disponibles. La prevención y persecución penal de la corrupción presentan complejidades que no se dan respecto de otros delitos. Por ejemplo, la independencia de los jueces puede estar afectada en estos casos, pues el Poder Judicial podría estar, de hecho, en el centro de la corrupción. Además, las víctimas de los delitos de corrupción suelen ser mucho más difusas que en otros casos. Los datos aquí presentados verifican, efectivamente, que la persecución penal de la corrupción en la Provincia es débil. Se puede acceder al texto completo de la ficha.  Descargar